Madres y empresarias, ¿cómo logran el crecimiento de sus negocios mientras se ocupan de sus hijos?

May 12, 2023

Aneris Caro Guerrero, Microempresaria

El 81% de las emprendedoras que atiende Bancamía son mujeres que combinan su maternidad con una actividad productiva, encontrando en la puesta en marcha de una microempresa, la forma de continuar creciendo y mejorando su calidad de vida.

Para muchas mujeres madres de familia, más aún cuando son cabeza de hogar, poner en marcha un emprendimiento se convierte en el mejor o único camino para poder obtener ingresos y estar al lado de sus hijos: una doble labor que miles de clientas microempresarias de Bancamía hoy llevan a cabo, pues el 81% de las mujeres con crédito en la entidad son madres, 34% de ellas jefes de familia, a la vez que lideran una actividad productiva, pero muchas van más allá y construyen una ruta de crecimiento a través de diferentes estrategias como el acceso a formación, educación financiera y la apertura de productos que van más allá de un préstamo.

Este es el caso de Aneris Caro Guerrero, una joven de 23 años de Talaigua Nuevo (Bolívar) quien, desde temprana edad y por influencia de su madre, aprendió sobre el cuidado y alimentación de animales como aves y ganado. Aunque terminó sus estudios como bachiller, desde que se graduó siguió en el negocio del campo, criando diferentes especies y cosechando maíz y plátano, en compañía de su mamá.

Es madre soltera de Ángel, un pequeño de 6 meses, que la ha llenado de fuerzas para seguir emprendiendo: «ser mamá y microempresaria es una labor difícil, nadie se alcanza a imaginar cómo le llega a tocar a uno. He tenido que aprender a ser disciplinada en combinar mis tareas, poderlas hacer de una manera rápida y efectiva para que el mayor tiempo me quede para mi bebé», dice Aneris, mientras entrega una lista de consejos a las mujeres que no se rinden como madres y ejercen como emprendedoras:

  • «Aprender a distribuir el tiempo es lo mejor: me levanto muy temprano para poder estar a las 6 de la mañana viendo mis animales y el cultivo, allí trabajo seguido sin parar hasta el mediodía, porque la tarde se la dedico a mi hijo»
  • «Compré un microseguro que me ofrecieron en Bancamía para las mujeres que pensamos ser madres ‘Mi Maternidad Protegida’*, y durante cuatro meses me dieron un dinero después de tener el niño, el cual me sirvió para adquirir leche y pañales que es donde más dinero se le va a uno, pagar los controles del médico de mi hijo y comprar alimento a los animales».
  • «Seguí estudiando en un curso que dicta el SENA gratuito de cuidado de animales para que uno se certifique, pues no es una carrera definitiva y no ocupa mucho tiempo de mi parte. Para mí siempre será importante estudiar y trabajar porque es una muestra de que puedo superarme y sé que el poder estudiar y prepararme será de gran ayuda para mi futuro y el de mi hijo».

En Bancamía, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA, el 86% de las madres microempresarias pertenecen a los estratos 1 y 2, además, el 60% son solteras o viven en unión libre, esto se une a que el 38% tienen educación primaria a lo sumo, condición que no les impide seguir su proceso formativo, como Yaneth del Carmen Echavez, emprendedora del Programa Empropaz, Emprendimientos Productivos para la Paz**, quien es madre cabeza de hogar de 3 hijos  y cuenta con su tienda de fritos «Buen sabor» en Teorama, Norte de Santander.

Ella encontró en el programa, que ofrece formación para el emprendimiento, fortalecimiento empresarial e inclusión financiera, un aliado para establecer el equilibrio entre su vida familiar y productiva, a la vez que le abrió las puertas en el sector financiero: «He logrado ponerme metas diarias de trabajo, he aprendido a expresarme y a cuidar de mí misma, ya que mi bienestar debe ser mi prioridad, he aprendido a establecer horarios de apertura y cierre de la tienda, también a programar los horarios del proceso de producción y organizar los insumos y materia prima para de esta forma compartir tiempo con mis hijos y realizar actividades extras», asegura Yaneth.

Este programa de Bancamía, en alianza con USAID, la Corporación Mundial de la Mujer Colombia y la Corporación Mundial de la Mujer Medellín / De Mis Manos ha brindado formación a más de 9.100 emprendedores y microempresarios de 92 municipios afectados por la violencia y la pobreza, en temas como gestión comercial, contabilidad, finanzas, marketing digital, creación de nuevos productos, planificación de proyectos, entre otros. Y ha atendido en estos territorios, con acceso a productos y servicios financieros, unido a la educación, a 187.742 personas, 59% de ellos, mujeres.

Aneris y Yaneth son dos madres cabeza de hogar a las que la maternidad no les ha impedido realizarse como emprendedoras, seguir formándose, cumplir metas, ampliar sus sueños y consolidar una actividad productiva en el campo y la ciudad para ser parte del desarrollo que las regiones necesitan.

COMPARTIR

Recomendados

C

Colombia: Impulso Emprendedor y Transformación Económica en 2024

Colombia se encuentre inmersa en un vibrante ecosistema emprendedor, donde la innovación y la creatividad son la fuerza motriz. A pesar de los desafíos económicos y sociales, las iniciativas gubernamentales, del 2024, dirigidas al emprendimiento ofrecen un futuro...