Entre el deber y el deseo: La difícil elección de disfrutar la vida en una familia empresaria

por | May 24, 2024

En el mundo de las familias empresarias, la transición generacional puede ser un terreno fértil para la exploración de desafíos personales y profesionales. La historia de una familia empresaria de segunda generación ofrece un ejemplo a los complejos dilemas que surgen cuando las obligaciones familiares se entrelazan con los anhelos personales. En este artículo, exploraremos el caso de una familia cuyos miembros se encuentran en un cruce de caminos, enfrentando la difícil decisión entre el deber de mantener el legado familiar y el deseo de disfrutar la vida plenamente.En el mundo de las familias empresarias, la transición generacional puede ser un terreno fértil para la exploración de desafíos personales y profesionales. La historia de una familia empresaria de segunda generación ofrece un ejemplo a los complejos dilemas que surgen cuando las obligaciones familiares se entrelazan con los anhelos personales. En este artículo, exploraremos el caso de una familia cuyos miembros se encuentran en un cruce de caminos, enfrentando la difícil decisión entre el deber de mantener el legado familiar y el deseo de disfrutar la vida plenamente.

Hace varias décadas, en un pequeño pueblo de Boyacá, una pareja de emprendedores, don Andrés y doña María, decidieron embarcarse en la aventura de construir su propio negocio. Con sacrificio y esfuerzo, fundaron una modesta empresa que poco a poco fue creciendo gracias a su dedicación y visión de futuro. Juntos, trabajaron incansablemente, enfrentando los desafíos con determinación y optimismo. A medida que el negocio prosperaba, don Andrés y doña María inculcaron en sus tres hijos, Juan, Pedro y Ana, los mismos valores que habían guiado su propia vida: trabajo duro, reinversión constante, y un enfoque austero hacia la vida. Los hijos crecieron en un ambiente donde el negocio era el centro de todo, aprendiendo desde pequeños sobre la importancia del compromiso y la responsabilidad.

Con el paso de los años, la empresa se consolidó como un pilar en la comunidad, gracias al arduo trabajo y la dedicación de la familia. Sin embargo, la vida no estuvo exenta de desafíos. Don Andrés falleció repentinamente, dejando a su esposa y a sus tres hijos al frente del negocio. Ante esta situación, la familia decidió unirse aún más, enfrentando juntos las adversidades que se presentaban. Después de largas discusiones y reflexiones, los tres hermanos asumieron roles dentro de la empresa que reflejaban sus habilidades y preferencias individuales. Juan, el mayor y más experimentado, se encargó de las tres unidades de negocio principales, mientras que Pedro, el hermano del medio, tomó las riendas de una sola unidad que mostraba un gran potencial de crecimiento. Ana, la menor de los tres, se desempeñó como directora de marketing, aprovechando su creatividad y visión estratégica.

Con el tiempo, la empresa continuó creciendo y expandiéndose, gracias al arduo trabajo y la dedicación de toda la familia. Sin embargo, surgieron tensiones entre los hermanos a medida que sus responsabilidades y prioridades comenzaron a divergir. Juan, el hermano mayor, a sus 55 años, decidió que era hora de disfrutar de la vida y comenzó a viajar con su esposa, dejando la gestión activa de sus unidades de negocio en manos de sus empleados. Esta decisión no fue bien recibida por Pedro, quien a sus 46 años se encontraba en el punto álgido de su carrera y se sentía frustrado por lo que percibía como la falta de compromiso de su hermano mayor. Según Pedro, Juan ya no atendía los negocios como antes, lo que afectaba el desempeño y el crecimiento de las unidades a su cargo. Sentía que estaba produciendo más que su hermano mayor, pero recibía la misma compensación, lo que consideraba injusto y desmotivante. Por otro lado, Ana observaba con preocupación cómo las tensiones entre sus hermanos afectaban el ambiente familiar y laboral. Reconocía que la falta de organización y comunicación dentro de la empresa estaba contribuyendo a los conflictos, y lamentaba no haber tomado medidas para abordar estos problemas antes, pese a haber escrito un protocolo familiar que nunca se cumplió.

La madre, doña María, quien a sus 80 años aún supervisaba la tesorería de la empresa, reflexionaba sobre las causas de los conflictos familiares. Atribuía gran parte de las tensiones a las comparaciones y rivalidades entre las parejas de sus hijos, que habían surgido una vez que estos se habían casado. Recordaba con nostalgia los tiempos más simples, cuando la familia trabajaba unida hacia un objetivo común, sin interferencias externas. En medio de las tensiones y los desafíos, la familia empresaria se enfrentaba a una encrucijada. ¿Podrían superar sus diferencias y encontrar una manera de trabajar juntos por el bien común?

Para abordar estos problemas, es fundamental implementar una serie de cambios y medidas estratégicas:

  • Diferenciación de roles: Es crucial establecer políticas claras que diferencien entre el rol de propietario y el de directivo. Esto incluiría la definición de salarios y dividendos adecuados, permitiendo a los propietarios disfrutar de los beneficios de su inversión sin interferir en la gestión diaria.
  • Creación de órganos de gobierno: La implementación de un consejo de familia y una junta directiva con miembros independientes podría proporcionar una estructura de gobernanza más sólida y eficiente. Estos órganos pueden ayudar a mediar conflictos, tomar decisiones estratégicas y asegurar una gestión profesional del negocio.
  • Definición de una estrategia clara: Desarrollar una estrategia explícita para cada unidad de negocio y para la empresa en su conjunto es esencial. Esto debe incluir objetivos a corto, mediano y largo plazo, así como planes de acción concretos para alcanzar estos objetivos.
  • Sistemas de dirección y evaluación: Implementar sistemas de evaluación y compensación basados en el desempeño puede incentivar una gestión más eficiente y motivar a los directivos a alcanzar metas claras. Estos sistemas deben ser transparentes y justos, reflejando el aporte de cada miembro al éxito de la empresa.
  • Equilibrio entre reinversión y dividendos: Encontrar un equilibrio entre la reinversión en el crecimiento futuro y la distribución de dividendos puede aliviar la presión sobre los propietarios y permitirles disfrutar de los frutos de su trabajo. Esto también puede facilitar una transición generacional más suave, permitiendo a los miembros de la familia retirarse gradualmente de la gestión activa.
  • Inclusión de las parejas en el consejo de familia: Para evitar las influencias negativas de las parejas de los hermanos, es importante involucrarlas en el proceso de toma de decisiones de la familia (no del patrimonio) y en la definición del propósito de la empresa familiar. La creación de un consejo de familia, cuyo objetivo sea la unidad familiar, que incluya a las parejas puede ayudar a alinear los intereses y a reducir las rivalidades.

La historia de esta familia empresaria es un reflejo de las realidades y retos que enfrentan muchas empresas familiares en la actualidad. El conflicto entre el deber de mantener el legado familiar y el deseo de disfrutar la vida plenamente es un dilema común, que puede generar tensiones y poner en riesgo la continuidad del negocio. Para superar estos desafíos, es crucial que las empresas familiares reconozcan y aborden las trampas que pueden socavar su éxito y armonía. La diferenciación clara entre roles de propietarios y directivos, la implementación de una estructura de gobernanza sólida, la definición de estrategias explícitas, y la preparación adecuada de los sucesores son pasos fundamentales para asegurar la sostenibilidad y el crecimiento a largo plazo.

COMPARTIR

Gonzalo Gómez Betancourt, Ph.D. – CEO Legacy & Management Consulting Group

Gonzalo Gómez Betancourt, Ph.D. – CEO Legacy & Management Consulting Group

Archivo

C

Gobierno Corporativo y Diversidad en las Familias Empresarias

Las empresas familiares representan la espina dorsal de la economía global. Sin embargo, estas organizaciones enfrentan desafíos únicos, especialmente en lo que respecta a la continuidad del legado. Este artículo explora cómo enfrentar estos desafíos, destacando la...

¿Qué viene para el sector hotelero en Latinoamérica?

El turismo es uno de los sectores de mayor potencial y motor de desarrollo económico en América Latina.  Tenemos la gran fortuna que esta región cuenta con una riqueza histórica, cultural y natural que es incomparable y que resulta un atractivo magnético para los...

Co-CEO (Bicefalia Gerencial): ¿Orden o desorden

En el mundo empresarial, el debate sobre el liderazgo compartido, representado por la estructura de Co-CEO o bicefalia gerencial, ha sido constante. A primera vista, la idea de tener dos líderes al mando parece ofrecer complementariedad y equilibrio. Sin embargo, la...

Alternativas para afrontar una crisis social y energética

Estamos en mora de implementar acciones para hacer un mejor uso de los recursos. Prueba de esto, es la situación que vive Bogotá, ciudad que atraviesa por uno de los momentos más críticos de toda su historia. Esta vez, por cuenta de la cruda realidad de los embalses...