¿Llegó el momento de que Elon Musk ceda el manejo de Tesla a un CEO más maduro?

Ene 14, 2023

El liderazgo la compañía se ve amenazado por la creciente competencia en la producción de vehículos eléctricos. A ello se suma la preocupación de los inversionistas por la capacidad de Musk para liderar Tesla y Twitter.

Si se tiene en cuenta el precio de las acciones, Tesla está en problemas. La capitalización de mercado de la compañía de vehículos eléctricos (EV) ha caído un 73% desde su máximo histórico en noviembre de 2021, lo que genera preocupación para los inversores.

A primera vista, no hay crisis. Los autos siguen siendo el punto de referencia para el rendimiento. La tecnología subyacente y la sofisticación del software siguen siendo preeminentes. La red de sobrealimentación de estaciones de carga rápida de vehículos eléctricos es la envidia de los competidores. Su planta de ensamblaje de vanguardia y sus gigafábricas (para la producción a gran escala de baterías EV) respaldan la productividad máxima.

El modelo de ventas directas al cliente de Tesla también permitió una rápida penetración en el mercado y fue resistente en condiciones de pandemia. Continúa proporcionando grandes ahorros en costos fijos. El Model 3, que se ensambla en China, donde los costos son bajos, y se ha presentado como el primer vehículo eléctrico de gran volumen de la marca, ha tenido éxito, aunque la compañía se ha visto obligada a reducir los precios de los vehículos. La nueva fábrica de Tesla en Alemania, que fabrica su Model Y, producía 3.000 automóviles por semana a fines de 2022.

Y después de reportar ganancias por primera vez en 2020, luego de años de pérdidas en una carrera por el crecimiento, en los 12 meses hasta septiembre de 2022, las ganancias de Tesla alcanzaron los US$ 11,19 mil millones. Esto fue más del doble de los 12 meses anteriores. Entonces, ¿por qué la preocupación?

La posición de Tesla como líder del mercado se ve amenazada por la creciente competencia en la producción de vehículos eléctricos justo cuando han comenzado a circular rumores de que los inversores podrían estar preocupados por la capacidad de Musk para liderar con éxito tanto a la compañía de automóviles como a Twitter. 

Compró la plataforma de redes sociales en octubre pasado luego de tensas negociaciones con su directorio. Desde entonces, sugirió que dejará el cargo de director ejecutivo de Twitter, pero aún no ha anunciado un cronograma para eso. Mientras tanto, Tesla claramente necesita más atención de la que recibe actualmente.

Los fabricantes de vehículos tradicionales y los nuevos participantes se están agolpando en el mercado de los vehículos eléctricos, alentados por los mandatos gubernamentales de poner fin a las ventas de automóviles de gasolina y diésel. La ventaja tecnológica de Tesla se está erosionando, ejerciendo presión sobre el posicionamiento premium de la marca. Tesla ha tenido la suerte de que las limitaciones de suministro, especialmente en semiconductores, han reducido hasta ahora esta presión. Sin embargo, a medida que se alivien esas restricciones de suministro, aumentará la presión sobre Tesla.

Tesla también ha sufrido sus propios reveses. Musk ha podido hacer la transición de la compañía a una verdadera producción en masa, pero describió las nuevas plantas de la compañía en Alemania y Texas como «gigantescos hornos de dinero».

Musk ha dicho que quiere que Tesla produzca 20 millones de vehículos al año para 2030, pero esto es enormemente ambicioso. El fabricante de automóviles ha experimentado recientemente retrasos en la producción, escasez de suministros, controversias sobre sus afirmaciones sobre la seguridad y el desarrollo de su sistema de conducción autónoma y piloto automático, y retiros de vehículos relacionados con un problema de software que afecta las luces traseras del vehículo «en raras ocasiones». El negocio también se ha visto afectado por las turbulentas condiciones relacionadas con el COVID en China, un importante proveedor de piezas, y es probable que 2023 siga siendo un desafío para muchos en la industria automotriz mundial a medida que las principales economías del mundo se desaceleran.

Lo que podría ayudar a Tesla ahora es que se gestione más como una empresa de automóviles tradicional.

Volver a lo básico

La producción debe aumentar rápidamente para cumplir con las promesas de entrega de Musk, pero sin comprometer la calidad. A partir de entonces, el desafío será expandir la marca a tipos de vehículos más pequeños que el Model 3, al mismo tiempo que conserva el prestigio que permite precios superiores.

Con casi 100.000 empleados en todo el mundo, Tesla también deberá ser más consciente de los costos. Esto es especialmente cierto dado que los precios de los insumos de materiales y componentes están aumentando rápidamente.

Tesla también necesita hacer más para capturar el valor de los automóviles que ya están en uso. La empresa se destaca por poseer gran parte de la cadena de suministro entrante de sus baterías y sus materiales, pero ha tardado en identificar oportunidades de ingresos de todo el ciclo de vida de sus automóviles. 

Los competidores, incluidos VW Group y Renault en Europa y NIO en China, son pioneros en nuevos modelos comerciales de «ciclo de vida completo» que capturan valor para los fabricantes a partir de la venta, uso, segundo uso y eventual reciclaje de vehículos. Esto hace que el enfoque de «solo ventas» de Tesla parezca anticuado.

Sin embargo, el sentimiento de los inversores es obviamente clave cuando se trata de la caída del precio de las acciones de Tesla. La empresa podría manejar esto siendo más cautelosa al anunciar pronósticos de producción, ventas, nuevos modelos y avances tecnológicos para evitar sorprender o decepcionar a los inversores.

Con esto en mente, no sorprende que, para los inversores, el mayor problema a resolver en Tesla puede ser el papel de Musk. Hay dos preguntas involucradas: ¿Está Musk suficientemente comprometido con el futuro de Tesla y Tesla puede continuar prosperando a partir de la asociación con Musk?

En el último tramo de ventas de acciones de Tesla en diciembre de 2022, Musk redujo su participación en el negocio al 13,4%, aunque sigue siendo el mayor accionista individual. Algunos observadores vincularon esta venta con la necesidad de financiar otros intereses comerciales, en particular Twitter.

El riesgo es que Musk se convierta más en un pasivo que en un activo para el negocio. Mientras también ejecuta Twitter, es posible que Musk no pueda brindarle a Tesla la atención que necesita a medida que crece y su competencia se vuelve más intensa. Pero la personalidad inconformista de Musk, y especialmente el estilo de gestión que ha mostrado mientras dirige Twitter, podría dañar la marca Tesla y desconcertar a los empleados e inversores de Tesla.

De hecho, las características que han convertido a Musk en un disruptor tan exitoso pueden no ser tan apropiadas para una multinacional madura e institucionalizada. Musk y Tesla han parecido durante mucho tiempo sinónimos. Parece que ha llegado el momento de que esto acabe.

(Este artículo fue escrito por Peter Wells, Professor of Business and Sustainability, Cardiff University y publicado originalmente en The Conversation)

COMPARTIR

Recomendados

C

CEO’S COLOMBIA

En la estrategia corporativa, los CEOs lideran la dirección que conectan la visión con la realidad, los equipos ejecutan la táctica y la empresa triunfa como un todo coherente, cuando todos estos elementos se entrelazan con pasión y propósito. Suscribete aquí...

El Liderazgo Femenino en Colombia: Un Motor de Éxito y Equidad

En el marco del Día Internacional de la Mujer, THT presenta un estudio revelador que destaca el liderazgo femenino en Colombia. Un impactante 65% de las mujeres en el país se destacan en roles de liderazgo, mostrando una habilidad innata para dirigir y autogobernarse...