Por qué los servicios de salud son un caos en casi todos los países, según The Economist

Feb 14, 2023

Pixabay

En un artículo publicado a mediados de enero, la revista sostiene que la crisis de los servicios de salud en el mundo se debe a la explosión en la demanda y en menor medida a la caída de la productividad.

En septiembre del año pasado, Ipsos publicó una encuesta global que incluía una pregunta sobre la calidad de la atención médica. En casi todos los 20 países ricos considerados, las personas tenían menos probabilidades que en 2021 de decir que el servicio que se les ofrecía era «bueno» o «muy bueno». En Gran Bretaña, la proporción que dijo eso cayó cinco puntos porcentuales. En Canadá cayó en diez, en Italia en 12.

Así lo advierte un análisis de The Economist que llega a la conclusión de que los servicios de salud están en crisis en el mundo y que el colapso en la calidad de la atención médica está contribuyendo a un aumento asombroso en el «exceso de muertes», aquellas que están por encima de lo que se esperaría en un año normal. 

Según la revista, en muchos países del mundo rico, 2022 resultó ser más letal incluso que 2021, un año de varias grandes oleadas de covid. Las muertes mensuales en toda Europa son actualmente un 10% más altas de lo esperado. Alemania se encuentra en medio de una gran ola de mortalidad: las muertes semanales han sido más del 10% por encima de lo normal desde septiembre. A principios de diciembre eran un 23% más altas.

De hecho, el artículo plantea que los sistemas de salud en gran parte del mundo rico están más cerca del colapso que en cualquier otro momento desde que el Covid comenzó a propagarse. 

¿La razón? La revista analiza varias hipótesis y llega a la conclusión que la crisis no se debe a un gasto insuficiente en salud, ni al estancamiento de la productividad de los trabajadores del sector, sino a la explosión en la demanda de los servicios médicos. 

En efecto, al salir del confinamiento, la gente parece necesitar más ayuda que nunca. “Algo de esto tiene que ver con la inmunidad. La gente pasó dos años sin estar expuesta a los insectos. Desde entonces, han florecido patógenos endémicos como el virus respiratorio sincitial. Todos los que conoces tienen gripe”.

Además, la pandemia también ocultó otras afecciones, que recién ahora se están diagnosticando. En 2020-21, muchas personas retrasaron la búsqueda de tratamiento por temor a contraer covid o porque su hospital local estaba cerrado por condiciones que no eran de covid. En Italia, los diagnósticos de cáncer cayeron alrededor de un 40 % en 2020 en comparación con 2018-19. Un estudio de pacientes estadounidenses observó que se registró una reducción particular en los diagnósticos, durante un período similar, en los cánceres que normalmente se encuentran durante un examen de detección o de rutina.

En Inglaterra la lista de espera ha crecido más de un 60% desde que se declaró la pandemia. Es probable que muchas de las personas en la lista, y en personas similares en otros países, estén más enfermas y, por lo tanto, consuman más recursos que si hubieran recibido atención en 2020. 

Los periódicos de todo el mundo anglosajón están repletos de historias de terror. En Nueva Gales del Sur, Australia, una cuarta parte de los pacientes tuvo que esperar más de media hora para ser transferidos de los paramédicos al personal de la sala de emergencias en el tercer trimestre de 2022, frente a una décima parte dos años antes. En Canadá, los tiempos de espera han alcanzado un máximo histórico, con un retraso promedio de medio año entre la derivación y el tratamiento.

Incluso los sistemas más ricos y competentes están sintiendo la presión. En Suiza hay menos camas de cuidados intensivos gratuitas que en la mayoría de los puntos de la pandemia. Alemania está experimentando problemas similares, con un aumento en los pacientes que reducen la capacidad de cuidados intensivos. En Singapur los pacientes esperaban alrededor de nueve horas para ser atendidos en el policlínico promedio a fines de 2021. Para octubre de 2022 esperaban 13.

A Estados Unidos le está yendo mejor que a la mayoría de los países, gracias a la gran cantidad de dinero que gasta en atención médica y el exceso de capacidad que esto financia. Pero no lo está haciendo bien. Las tasas promedio de ocupación hospitalaria superaron recientemente el 80% por primera vez. 

Según la revista, los efectos del mal funcionamiento de los sistemas de salud van más allá de las muertes innecesarias. La gente llega a sentir que su país se está desmoronando. «Si vives en un país rico y te enfermas, esperas que alguien te ayude. Y definitivamente se supone que alguien debe ayudar cuando la carga fiscal está en su punto más alto o cerca de él, como sucede en muchos lugares».

Y aunque el atraso creado por la pandemia desaparecerá con el tiempo, con una población que envejece y el covid como una amenaza siempre presente, la atención médica previa a la pandemia puede parecer como si fuera una edad de oro perdida, concluye la publicación.

COMPARTIR

Recomendados

C

Potencia y tecnología en dos ruedas con la nueva Pulsar NS400Z

Desde su sede en India, Bajaj ha lanzado al mundo la esperada Pulsar NS400Z, una motocicleta que busca posicionarse como la insignia de la marca. Pulsar, que ha sido un referente en el segmento de motociclismo deportivo en India desde 2001, ha combinado un diseño...

Impacto cultural y fiscal de los artistas extranjeros

Con el escenario cultural de Colombia, la presencia de artistas extranjeros de renombre mundial está dejando una huella en el corazón del país. Sin embargo, ¿Cuáles son las implicaciones fiscales de estas actuaciones tanto para los artistas como para el país mismo? El...

Groupe SEB impulsa el mercado colombiano con inversiones y expansión

En días pasados, una delegación de senadores franceses, liderada por la senadora Maryse Carrère, presidenta del Grupo Interparlamentario de Amistad Francia - Países Andinos, realizó una visita a la planta de producción de Groupe SEB (IMUSA, SAMURAI, TEFAL Y KRUPS) en...