Seguro Agrícola y Forestal para enfrentar los efectos del fenómeno de El Niño

Ago 8, 2023

Las consecuencias e impactos directos del fenómeno natural en el sector agroindustrial son mitigables gracias a instrumentos financieros y de protección.

Luego de una fuerte y prolongada temporada de lluvias que afectó a Colombia durante casi tres años, y que puso a prueba la infraestructura y el sistema de gestión de riesgos a nivel nacional, el país se prepara para vivir la época de sequías y temperaturas altas, conocida como el fenómeno de El Niño.

De acuerdo con el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), la probabilidad de que este proceso climático natural inicie desde el segundo semestre de este año es mayor al 80%, siendo los meses de octubre, noviembre y diciembre el periodo en el que se estima la mayor intensidad y que, además, coincide con la temporada de sequías en donde se preveen disminuciones de lluvias entre el 10% y el 30%.

De hecho, según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, al menos 207 municipios en 16 departamentos del país, como Huila, Nariño, Santander, Cauca y Valle del Cauca, estarían en riesgo de sufrir desabastecimiento de agua debido a esta coyuntura climática.

Si bien el fenómeno del Niño es un evento natural que no se puede evitar, sus consecuencias e impactos directos en el sector agroindustrial, por el contrario, son mitigables gracias a instrumentos financieros y de protección como las pólizas de seguros, que les permiten a los agricultores e industriales del campo cubrir pérdidas económicas generadas por causas climáticas, desde afectaciones en sembradíos y cultivos hasta muertes de plantas.

No obstante, de las siete millones de hectáreas sembradas que hay actualmente en el país, menos del 5% están aseguradas, de acuerdo con cifras de la aseguradora Allianz Colombia. Una situación que pone en evidencia no solo la baja penetración del seguro en las zonas rurales sino, especialmente, la alta vulnerabilidad del sector agroindustrial nacional frente a catástrofes y/o acontecimientos naturales como el fenómeno de El Niño.

“El seguro agrícola es un instrumento de mitigación de riesgos que contribuye directamente no solo a la estabilidad financiera del sector, sino a la construcción de una mayor seguridad alimentaria ante posibles catástrofes naturales o emergencias climáticas que se presenten, cumpliendo así una función social al proteger la salud, el bienestar y el empleo de millones de colombianos”, explica Esteban Delgado, vicepresidente de Allianz Commercial.

En consecuencia, los principales riesgos y desafíos a los que se enfrenta el campo colombiano ante la llegada del fenómeno de El Niño, son:

Disminución de lluvias: esta temporada se caracteriza por un menor nivel de precipitaciones. Esto puede tener un impacto negativo en los cultivos y ecosistemas en general.

Bajo nivel de ríos y distritos de riego: durante las épocas de sequías, las fuentes hídricas (superficiales o subterráneas) suelen ser las más afectadas, lo que puede reducir la disponibilidad de agua para la agricultura, obtenida directamente a través de ríos o lagunas o por medio de distritos de riego.

Riesgo de incendios forestales: las condiciones secas y la falta de lluvia durante el fenómeno del Niño pueden aumentar el riesgo de incendios forestales. Estos incendios pueden tener un impacto devastador tanto en los ecosistemas naturales como en áreas o terrenos cultivables.

Variación o disminución del rendimiento de cultivos: las condiciones climáticas adversas no solo aumentan el riesgo de pérdidas (económicas, agrícolas, etc.) sino que, también, incrementan los costos de producción, generando un efecto inflacionario tanto en los precios de los alimentos en el mercado como en la economía en general.

En lo que va corrido del año, Allianz Colombia ha atendido afectaciones que suman más de 1.500 millones de pesos por causas climáticas, permitiendo que cientos de agricultores e industriales del campo en Colombia puedan continuar con sus actividades, sin recurrir a las entidades financieras (públicas y privadas) en busca de préstamos o subsidios para cubrir sus gastos operativos y de inversión.

Además, por medio de la Fundación Allianz Colombia, la aseguradora está llevando a cabo jornadas de conversaciones y capacitaciones con asociaciones y comunidades agrícolas en diferentes zonas del país, para sembrar en ellas la semilla de la identificación, evaluación y mitigación de riesgos relacionados con la agricultura.

“En algunos países de la región, como Argentina, la legislación establece que los agricultores deben obtener un seguro antes de iniciar cualquier actividad agrícola para proteger tanto al tomador de la póliza como a la comunidad en general. En Colombia, la situación es distinta, por eso no solo nos encargamos de ofrecer un portafolio amplio y a la medida de cada agricultor, sino que también los acompañamos en la identificación de sus riegos para seguir construyendo una cultura de protección alrededor del agro”, puntualiza Esteban.

COMPARTIR

Recomendados

C

Arroceros requieren infraestructura y asistencia técnica

Otra de las peticiones en que coincidieron los productores arroceros, fue la solicitud para que se mantenga el incentivo al almacenamiento para los agricultores en el 2024. Una solicitud unánime al gobierno para que se tenga en cuenta al gremio arrocero con el fin de...

Crece la producción de aceite de palma

Las ventas al mercado internacional registran un leve aumento de 1,9% durante octubre comparado con 2022. En octubre de 2023, la producción de aceite de palma fue de 143 mil toneladas, mostrando un crecimiento de 2,9% respecto al mismo mes de 2022. En lo corrido del...

«Tango, Cacao y Mujeres: La Pasión Tras el Chocolate Colombiano»

María del Campo, símbolo vivo de la cacaocultura nacional durante los últimos siete años, ha sido una valiosa representante del arduo trabajo de las familias dedicadas al cultivo y transformación del cacao a nivel mundial. Por otro lado, la directora y actriz Flora...