Colombia alista proyecto para evitar desabastecimiento de gas natural

May 16, 2023

Debido a la posibilidad de desabastecimiento, se considera prudente viabilizar infraestructura de importación que pueda garantizar el abastecimiento a toda la demanda nacional.

Hace unos días la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) socializó el proceso de adjudicación del inversionista que se encargará de construir, operar, y mantener la infraestructura, así como de prestar los servicios asociados a ella, y anunció la publicación de una nueva adenda a los términos del proceso.

La infraestructura estará compuesta por una planta de regasificación para la importación de Gas Natural Licuado (GNL) a través de una unidad flotante de almacenamiento y regasificación en la bahía de Buenaventura, con capacidad de almacenamiento de 170.000m3 y capacidad de regasificación de 400MPCD, y de un gasoducto entre Buenaventura y Yumbo que la conectará con el sistema de transporte de gas. Se proyecta que en julio de este año el inversionista sea seleccionado, y que el proyecto esté listo en el año 2028.

A 2021 el país contaba con 8 años de reservas probadas de gas natural. Estas cifras se actualizarán a finales de mayo, pero no se espera que cambien.

Una terminal de regasificación es una infraestructura que cuenta con tecnología que permite reconvertir a estado gaseoso el gas natural licuado. Este gas es el resultado de someter el gas natural a un proceso de enfriamiento a temperatura de -160°C para cambiar el estado gaseoso del gas natural a estado líquido, lo que facilita su transporte transfronterizo.

Colombia se abastece de gas natural a partir de la oferta nacional. Excepcionalmente, para cubrir obligaciones de energía en firme de algunos generadores térmicos, se abastece de GNL importado a través de la infraestructura de importación y regasificación habilitada desde 2016 en Cartagena. Sin embargo, debido a la posibilidad de desabastecimiento de gas natural, se considera prudente viabilizar otra infraestructura de importación, ubicada estratégicamente en el Pacífico colombiano, que pueda garantizar el abastecimiento a toda la demanda nacional.

“En Colombia se han realizado estudios y análisis por expertos y autoridades nacionales que concluyen que las reservas de gas vienen disminuyendo y los grandes campos de producción están en declinación. De allí, surgió la necesidad de que la política pública promoviera las actividades de exploración y producción de recursos nacionales, así como de evaluar la posibilidad de contar con infraestructura de importación.” Afirmó Mónica Torres, Counsel de Energía & Cambio Climático de CMS Rodríguez-Azuero.

De acuerdo con la Agencia Nacional de Hidrocarburos, a 2021 el país contaba con 8 años de reservas probadas de gas natural. Estas cifras se actualizarán a finales de mayo, pero no se espera que cambien abruptamente. Y, aunque los productores afirman que en Colombia hay importantes cantidades de gas que pueden ser aprovechadas para atender la demanda nacional y exportar, el actual gobierno ha decidido no adjudicar más áreas para la exploración y producción de hidrocarburos.

“Por ello, las directrices en la política energética del actual gobierno, que tienden a disminuir las actividades exploratorias, hacen aún más preocupante la capacidad de Colombia de ser autosuficiente y, por lo tanto, hace urgente el cubrimiento de las necesidades de consumo de gas natural en el corto y mediano plazo, incluso con recursos importados. En caso de que ocurra un desabastecimiento de gas natural y la oferta local de este energético disminuya al punto en que la demanda no pueda ser atendida, la existencia de esta infraestructura permitiría que la demanda acceda al mercado internacional para abastecerse con GNL.” añadió Mónica Torres.

El mercado internacional de GNL es un mercado maduro y líquido, que lleva muchos años desarrollándose, desde fuentes cercanas como Perú y Trinidad y Tobago, así como de Estados Unidos, Argelia, Malasia y Omán. Y, aunque el mercado internacional ha sufrido estrés por la pandemia COVID-19 y la crisis energética causada por la guerra entre Rusia y Ucrania, se espera que los precios sigan disminuyendo y estabilizándose. Para Colombia, la UPME afirma que este proyecto permitirá disminuir las tarifas que los usuarios del suroccidente del país actualmente pagan por tal servicio en un 14.8%, y para los usuarios del eje cafetero disminuirá en un 8.2%.

Sin embargo, los usuarios residenciales del servicio de gas natural de todo el país tendrán a cargo el pago de esta infraestructura por 15 años a través de la factura del servicio de gas natural, por lo que es probable que, en relación con otras regiones, se presente un aumento en la tarifa del servicio. “En cualquier caso, la UPME deberá definir quiénes son los usuarios que se beneficiarán de la infraestructura quienes, en proporción de dicho beneficio, deberán asumir el pago de la infraestructura” concluyó Torres.

La UPME informó que solo 6 meses antes de la fecha de entrada en operación de la infraestructura de importación publicará, de acuerdo con las necesidades de la demanda del servicio público de gas para esa fecha, el porcentaje de participación de cobro.

COMPARTIR

Recomendados

C

Costos energéticos: efecto de aumento de tarifas de energía

En medio del racionamiento de agua que afecta al país, los precios de los energéticos siguen subiendo Colombia enfrenta un panorama energético e hídrico desafiante. A los ya elevados costos de la electricidad (19,51%), según datos del Departamento Administrativo...

Costos Energéticos Impactan en los Precios y Medidas en Colombia

En medio del panorama complejo que enfrenta Colombia, donde la escasez de agua y los problemas energéticos se unen, los precios de los energéticos continúan subiendo. Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) y la Comisión de...