«Fallo de La Haya no es el final del episodio»

Jul 13, 2023

Análisis del profesor Sebastián Bitar, de la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes, sobre la decisión de la Corte frente a la disputa entre Colombia y Nicaragua en La Haya.

Sin duda, este es un fallo muy positivo para Colombia, que pone fin a las pretensiones absurdas de Nicaragua sobre extender su mar muchísimo más allá de lo que el fallo del 2012 había reconocido. Nicaragua quería que se reconociera que una plataforma continental extendida existe en el fondo del océano, que es una extensión del territorio de Nicaragua por debajo del mar desde la costa de Nicaragua, y podría llegar a extenderse incluso en aguas en frente de la costa norte de Colombia.

Esa delimitación tendría que haberla hecho un equipo de expertos sobre esa geología marina. Sin embargo, la Corte dijo que no hay necesidad de ir a mirar si existe esa plataforma continental extendida de Nicaragua en las aguas colombianas, porque independientemente de que exista o no, Colombia tiene derecho a sus 200 millas náuticas, enfrente de la costa caribe de Colombia. Lo segundo, que fue muy positivo, es que se reconoció que eso también aplica para San Andrés y Providencia. Por lo tanto, San Andrés no queda desconectado de Colombia por vía marítima, que era lo que pretendía Nicaragua. Es decir, San Andrés hacia el este se conecta con la costa Caribe de Colombia a través de un mar que sigue siendo reconocido como colombiano. Esa es una decisión muy positiva.

Las tres pretensiones de Nicaragua fueron negadas, y esto cuando deja bastante tranquilos, ya que por lo menos el riesgo que teníamos de perder una proporción muchísimo más grande de mar queda terminantemente decidida.

Sin embargo, esto es lo que nos hace es regresar al fallo del 2012. Nosotros todavía no tenemos un acuerdo con Nicaragua sobre cómo se aplica ese fallo. En Colombia en el 2012 el Gobierno se negó a determinar que la decisión de la Corte sobre el mar alrededor de San Andrés era la última palabra en en las fronteras marítimas de Colombia y Nicaragua. La Corte Constitucional le dio la razón al presidente Santos en ese momento y dijo que solamente un tratado entre Colombia y Nicaragua puede terminar de decidir esta cuestión.

Entonces, nos devolvemos a el 2012, a ¿Qué vamos a hacer ahora que ya se terminaron todas las disputas en La Haya? ¿Qué vamos a hacer con el fallo que ya nos había dicho que no tenemos el mar que creíamos que teníamos hasta enfrente de la costa de Nicaragua? Por lo tanto, ahora hay que pensar: vamos a hacer ese tratado, vamos a reunirnos con Nicaragua para negociar ese tratado y cuál va a ser el contenido del mismo.

Acá hay un problema muy serio y político interno dentro de Colombia y es que el presidente no puede solamente firmar un tratado y ya declararlo vigente. El presidente solo puede firmar un tratado que después lleve al Congreso, y el Congreso lo tiene que ratificar. Por lo tanto, seguimos estando en un espacio en donde el presidente podría tratar de tomar decisiones, podría tratar de negociar un tratado con Nicaragua para ponerle fin completamente a la disputa entre los dos países, pero va a ser muy difícil que un tratado que negocie el presidente Petro en este momento, que reconozca los límites que fueron decididos por el fallo de la de la Corte de La Haya en 2012, pase por el Congreso y sea victorioso.

Estamos en un momento político muy difícil en Colombia, un momento de elecciones, en donde la oposición podría utilizar un tratado de este estilo para continuar la pelea política interna en Colombia. Por lo tanto, todavía no se han resuelto los límites marítimos con Nicaragua. La Corte sacó su decisión, nos dice más o menos unas líneas que deberíamos seguir de acuerdo al Derecho internacional, pero Colombia se niega a utilizar esa sentencia como el final de este episodio, y lo que ha dicho es que tiene que hacer ese tratado. Entonces todavía nos falta un paso adicional y ese paso adicional no está garantizado de ninguna manera.

COMPARTIR

Recomendados

C